Life is for sharing.
Cómo los sensores mantienen la fluidez del tráfico
Citizen Services Seguridad Cotidiana

Cómo los sensores mantienen la fluidez del tráfico

03 Sep 2019

Alemania, país de obras

Cuando veo la situación actual del tráfico decae mi entusiasmo por las vacaciones: en las carreteras alemanas, el tráfico vacacional vuelve a atascarse con incontables zonas de obras. Carreteras, puentes y aparcamientos sufren los efectos de la edad. El Gobierno Federal ha liberado fondos adicionales para la movilidad: un paquete de reforma dotado con hasta 7.640 millones de euros para el período 2018-2021. Es decir, más obras. Los trabajos de reforma nos quitan tiempo y nos estresan en el día a día, pero más aún cuando lo que me está esperando al final del viaje es una tumbona al sol.

Como un ojo interior

El tema vuelve a interesarme cuando entra en juego el internet de las cosas. A menudo soy uno de los más de 200.000 conductores que pasan cada día a paso de tortuga por alguna zona de obras de la A3, cerca de Colonia/Leverkusen. Lo que nadie sabe es que aquí se está investigando un tipo de sistema de alerta temprana para la detección de daños en el puente. Los sensores en red instalados en el hormigón detectan posibles daños mucho antes de que aparezca un problema mayor. Este «ojo interior» del puente envía una alerta al primer síntoma de corrosión o vibración. Así, las obras de reparación pueden efectuarse a tiempo y reduciendo costes.

Una nueva red de radio desde las profundidades

Los datos de los sensores se leen y transmiten por IoT de banda estrecha (abreviado, NB-IoT) si está disponible. La nueva tecnología estándar del internet de las cosas y elemento principal del 5G funciona de manera fiable incluso en estructuras situadas a gran profundidad bajo tierra, p. ej. bajo puentes o en túneles. Telekom ofrece esta tecnología en colaboración con su socio BS2 Sicherheitssysteme, responsable del desarrollo de los sensores. «El internet de las cosas de banda estrecha es la tecnología básica ideal para nosotros», explica Benedikt Seuss, director ejecutivo de BS2. «Sus bajos costes de explotación, su prolongada vida útil y, sobre todo, su capacidad de penetración en las construcciones son decisivos». Nuestros sensores inalámbricos no precisan baterías, y la vida útil del equipo de lectura (mediante NB-IoT), de unos diez años, reduce costes globales de mantenimiento. Ya no se necesitan costosas inspecciones de estructuras con muestras del subsuelo.

Tengo esperanza: ¡menos obras, menos atascos! Y así quizás, en el futuro, podremos irnos más a menudo de vacaciones con menos estrés.

Los sensores inteligentes también nos ayudan a la hora de partir hacia el destino, ya que evalúan constantemente el estado de la única vía de acceso a los depósitos de keroseno del aeropuerto de Düsseldorf. Más de 120 camiones cisterna atraviesan el puente cada día. Los sensores instalados detectan los primeros signos de fatiga de los materiales de construcción, mucho antes de que sean necesarias grandes reparaciones que podrían afectar gravemente a las operaciones de vuelo. Esto los convierte en un importante eslabón de la cadena de funcionamiento y logística de unos de los principales nodos del tráfico aéreo de Alemania.

Cuando deje el coche y suba al avión, seguro que volveré a acordarme de estos pequeños y discretos vigilantes: tengo unas maravillosas vacaciones por delante gracias al internet de las cosas.

Artículo de la bloguera corporativa Nadja Kirchhof 

Historias relacionadas

Hablemos

enter alt here

¿Cuál es tu reto? Tenemos el conocimiento y la experiencia, hablemos!

Descubrir más
Descubrir más